Perro no come perro: el ‘caso Wakaso’ siete años después

Elche CF | ANÁLISIS

Perro no come perro: el ‘caso Wakaso’ siete años después

Jerónimo Tormo,

Quien me iba a decir hace siete años, cuando empezaba a indagar e investigar en el conocido como ‘caso Wakaso’ que más de un lustro después, y menos de una década, tendría que escribir el penúltimo capítulo de una operación oscura y rebuscada en la que, como en la mayoría de situaciones, se ha visto envuelto en la polémica el Elche CF por culpa de sus dirigentes. Esos que condujeron al club franjiverde al descenso administrativo primero y al deportivo después, con sus peones al frente. Siete años en los que hemos pasado del “no tenemos nada que esconder” de Sepulcre en la puerta de Juzgados a pagar para atenuar el proceso.

Hace diez días José Sepulcre y Juan Carlos Ramírez, los acusados por la Jueza, en clave franjiverde, de indicios de delito en la salida del futbolista ghanés del Martínez Valero en enero de 2011, ponían la mortadela sobre la mesa para limpiar su expediente de manera parcial en la parte que implica a JP Sport Manager Deportivo SL, por aquel entonces agencia de representación del futbolista. Fiscalía todavía no ha dicho su última palabra y un posible juicio no está descartado. Un movimiento el del ex presidente y el del ex consejero delegado del Elche CF que me hacen recapacitar en torno a varias preguntas.

¿Por qué José Sepulcre y Juan Carlos Ramírez pagan si siempre han mantenido que la salida de Wakaso del Elche CF se constituyó bajo la fórmula de despido disciplinario? ¿Por qué después de siete años de litigios Sepulcre y Ramírez dan la razón a JP Sport Manager Deportivo SL pasando por su aro económico? ¿Pagar equivale a asumir la acusación de la ex agencia de representación del futbolista intentándola atenuar de cara a lo que Fiscalía proponga a partir de ahora? ¿Se llevaron dinero Sepulcre y Ramírez de la salida de Wakaso de Elche rumbo a Villarreal, argumento de la querella de JP Sport Manager, y se pliegan para escurrir la situación? ¿Han estado riéndose siete años Sepulcre y Ramírez de los accionistas y aficionados del Elche CF?

Muchas preguntas que apuntan a los dos ex dirigentes que han llegado al final del proceso, por el camino han ido cayendo unos cuantos, pero también otra que a mí, personalmente, me preocupa más todavía de esta situación puesto que si hay un presunto damnificado en toda esta jugada, a parte JP Sport Manager Deportivo que ha conseguido un pequeño pellizco de la tarta, ese es el Elche CF. ¿No se siente perjudicada la entidad como empresa que poseía los derechos económicos de Wakaso por despedir a un futbolista, presuntamente, de manera disciplinaria y haberse quedado sin un 1.888.000 euros, montante que señalan los letrados de la empresa de representación y figura en el modelo 347 , se fijó la operación?

Diego García debería, en su afán de justicia y como gran abogado que es, pedir responsabilidades ante un movimiento en el que Sepulcre y Ramírez, dos viejos amigos y conocidos, han dejado evidencias de que no todo lo que reluce en la salida de Wakaso es oro, pagando por sus presuntos pecados. Pero, ¿cómo van a ir contra aquellos dirigentes si ellos mismos son esos dirigentes representado sus intereses? Hace siete años fue Wakaso, siete años después podría ser perfectamente la operación de los anexos del estadio Martínez Valero en donde alguno de ellos mismos figura, como han asegurado ante una Junta, pero perro no come perro.

Te puede interesar

0 comentarios

No hay comentarios en estos momentos