Ahorro energético gracias al autoconsumo

Ocio | ENERGÍA

Ahorro energético gracias al autoconsumo

La ciudad de Elche está haciendo una importante apuesta por el ahorro. El alto precio de la energía, unido a una concienciación creciente sobre la conservación del medioambiente, están propiciando un cambio de mentalidad. Los ilicitanos se esta implicando cada vez más en las alternativas renovables. Instalaciones deportivas, centros de enseñanzas, industrias y numerosos edificios residenciales han incorporado ya paneles solares y a tendencia va al alza.

Y, ¿qué beneficios están obteniendo todos estos sectores? La instalación de paneles solares para empresas es una fuente de ahorro inmediato en la factura de la luz. Desde el primer momento, el sistema estará generando energía a partir de recursos propios, lo que permite desvincularse de las compañías y trazar unos nuevos hábitos de consumos y control.

Lo mismo ocurre con las instalaciones para hogares o para explotaciones agrícolas. Se ahorra desde el primer día y, además, se aporta un granito de arena para la conservación del medio ambiente. Los sistemas tradicionales emiten a la atmósfera unas 18 toneladas de CO2 anuales, causantes del efecto invernadero. Por contra, la energía solar es limpia, no contamina, es infinita y tampoco genera contaminación acústica.

Adiós al impuesto del sol

 

El autoconsumo solar en España ha recibido un impulso definitivo con las medidas adoptadas por el gobierno en materia de impuestos. El pasado 5 de octubre, el Consejo de Ministros del gobierno de Pedro Sánchez derogó el denominado "impuesto del sol", un cargo especial que habían de soportar las empresas y particulares  con sistemas propios de producción fotovoltaica. La entrada en vigor de ese impuesto, vigente desde 2015, frenó el ritmo de implantación de la energía solar en España. Ahora, la apuesta es trabajar en la línea de la no contaminación, promoviendo energías verdes que no dependan del carbón ni de centrales nucleares. El paso siguiente es elaborar una política de subvenciones que incentive la instalación de esos sistemas y anime a empresas y particulares.

Esa política de subvenciones servirá para que el consumidor le pierda el miedo a la inversión. La instalación de placas solares requiere un esfuerzo económico, pero puede financiarse en función de las necesidades del cliente. La inversión se amortiza transcurridos unos 6 años y siempre sale a cuenta. Hay que pensar que la vida  media de las placas solares es de unos 25 años, lo que permitiría autoabastecerse de energía por los menos durante dos décadas.

Seguir la senda de Alemania

 

La energía solar no es una invención reciente. Lleva más de 100 años en marcha y eso implica ya un conocimiento profundo de los mecanismos de producción. La tecnología está cada vez más avanzada, lo eso añade una garantía a la inversión. Además, el funcionamiento de estas instalaciones no solo depende de los días de sol; las placas absorben radicación solar y aunque el cielo esté cubierto siguen captando fuente de energía.

En Alemania, por ejemplo, donde las horas de sol son menores que en España, el 25% de las empresas funciona con energía solar y lo mismo pasa en Gran Bretaña. En España, de momento solo están en funcionamiento alrededor de unas 1.000 instalaciones.

 

Te puede interesar

0 comentarios

No hay comentarios en estos momentos