VAR y auto VAR

VAR y auto VAR

Jerónimo Tormo,

Hacía tiempo que por el Martínez Valero no se hablaba de los árbitros, tanto como los dos meses en los que las actuaciones arbitrales, lejos de perjudicar al Elche CF le han favorecido. Nadie puede quitarle a ‘Pacheta’ un ápice de razón cuando, hoja en mano, rompe el guión con un discurso estridente que señala los errores de los de negro. Distinto es cuando toca mirarse a uno mismo y analizar por qué tu equipo tiene que cogerse, en voz de su entrenador cuando interesa, al clavo ardiendo de los errores ajenos, incluso pidiendo el VAR a diestro y siniestro.

Me gusta tras los partidos intercambiar opiniones con allegados, discutir sobre qué les ha parecido el equipo y volver a dibujar la situación para poder analizarla, con el poso que da la ausencia vertiginosa de la adrenalina del juego. Un amigo, nada sospechoso de fanatismos ni fobias, me definía al Elche CF como “el belén de Paco Martínez Soria”. Desorden total y falta de ideas con el sello de un entrenador que el paso de las jornadas, lejos de haberle hecho afianzar su idea de juego, la va dinamitando con decisiones individuales que repercuten en el colectivo.

El Elche CF transmite sensaciones de equipo a medio construir en el momento clave de la temporada. El mensaje de la falta de experiencia ya no le vale a un equipo que, en el mercado invernal no sólo se ha reforzado, también ha subido su listón. El gasto de más de 800.000 euros con la llegada de ocho refuerzos pone muy alta la exigencia a un entrenador que, preguntándose qué puede hacer tras los partidos ante los errores arbitrales, ofrece una imagen tan pobre como las soluciones que plantea sobre el terreno de juego.

No todo son árbitros pero, cuando los sufres en contra, es la mejor excusa para desviar atenciones. Por mucho que la gota erosione la piedra, la queja ante el micrófono equivale a debilidad. Escuchaba a Simeone, tras la derrota del Atlético de Madrid el pasado sábado ante el Real Madrid CF. Ni una queja arbitral, a pesar de tener los argumentos del VAR a su favor. “Si perdimos no fue por el árbitro”. Podrá tener o no razón pero, lo que es indudable es que, el mensaje que envía sus jugadores es el de la autocrítica y la necesidad de mejorar.

Nadie podrá decir que Arcediano Monescillo no se equivocó el sábado contra el Real Oviedo pero tampoco nadie podrá obviar que este Elche CF debe ofrecer algo más ante su público. El colegiado y su asistente demostraron no estar a la altura de la categoría en la toma de decisiones. El problema es que las que se tomaron antes de empezar el partido fueron erróneas. Prescindir de Javi Flores en el Martínez Valero es hacerte el harakiri, no reaccionar en la sustitución del delantero que, está dando todo pero sigue negado de cara al gol (Benja), es rebanarte las venas. Todas esas decisiones las debe tomar un ‘Pacheta’ que también debería revisarse en su VAR particular.

Te puede interesar

0 comentarios

No hay comentarios en estos momentos